Leyendas de terror: ¿Quién fue el Dog Boy?

Leyendas de terror: ¿Quién fue el Dog Boy?

La entidad malvada no permite que nadie viva dentro de la casa, mueve objetos y ataca a cualquiera que se atreva a entrar. Varios transeúntes juran haber notado a un hombre sin rostro, vestido con chaqueta marrón y pajarita detrás de una ventana en la parte de arriba, quién sabe, tal vez sea solo el espíritu de Dog Boy esperando con la intención de llevarse el alma de un curioso o incluso un escéptico.

La leyenda conocida como la “Leyenda del Dog Boy”, debido al clima de terror en el que se vieron obligados a vivir cónyuges Bettis y debido a la tortura y los experimentos que se realizaron en los pobres animales, la casa es perseguida por el espíritu de Gerald Floyd Bettis.

Relatos sobre la leyenda del Dog Boy

Uno de sus vecinos, Kennedy, declaró que tenía mucho miedo de Gerald, afirmando que sus ojos parecían brillar por la noche y que de repente aparecía y desaparecía, relatando un episodio en particular, informó que Gerald, el Dog Boy, se fue un día a gritarle y amenazarlo porque había podado un árbol que se superponía en su jardín, según él había arruinado el árbol. El señor Kennedy le prestó un arma a un tío porque creía que esa noche Gerald se habría presentado o aparecido en su casa para lastimarlo.

A principios de los años 80, Aline Bettis, la madre del Dog Boy, cayó en casa y se rompió el fémur. Durante el transporte al hospital, confesó a la enfermera de la ambulancia el maltrato diario sufrido por su hijo, diciéndole que era golpeada con regularidad. Antes de ser dada de alta del hospital, Aline Bettis fue incluida en un programa de protección para adultos, no regresando a casa nunca más.

Gerald Floyd Bettis, el Dog Boy, mientras tanto, construyó un porche trasero de la casa donde plantó y vendió marihuana;  detenido por la policía de tráfico de drogas y por el abuso a su familia, fue encerrado en la cárcel, donde en mayo de 1988, a los 34 años, murió de una sobredosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *